Just another WordPress.com site

Más reciente

Despedida

 

 

 

 

 

 

 


Se hace complicado expresar por medio de palabras  el agradecimiento y todo el cariño de quien habéis compartido conmigo este tiempo, formado una gran familia con vuestras visitas, leyendo mis entradas, dejando vuestros comentarios o desde el anonimato.
He disfrutado un montón haciendo este blog.Y ahora que entro en vacaciones para la próxima semana se entiende que dispondría de más tiempo.
Pero he pensado que necesito ausencia para poder pintar mi propio mar..
Quizás algún día lo vuelva a retomar.

Por el momento gracias por vuestra compañía y todo vuestros afectos me lo he pasado estupendamente, he conocido a gente maravillosa que llevaré siempre conmigo..

 

                                                                                                                    Luna Sombreada® marién

 

 

 

 

 

Atreverse

 

 
 

 

.. los cambios suceden si los permitimos..

y la mejor forma de fracasar es el nunca intentar

En el aire

 

 
 

 

 

 

Si en blancas nubes tu cabeza flota
rozando el pelo el cuerno de la luna,
y si entre las estrellas brilla una
sobre tus párpados, aunque remota;

Si cada pensamiento que en tí brota
lleva un timbre de mágica fortuna
con la serenidad de una laguna
y el frenesí de un corazón que explota

Si los brazos mantienen alto el vuelo
los pies no alcanzan a tocar el suelo
desborda el alma de melancolía;

Si estás ausente cuando estás presente
y entre la multitud no ves la gente
es que llegó el amor, y ya eres mía.

-Francisco Alvarez Hidalgo-

 

 
 

 

Piedra

 

 

 

 

Al recoger las piedras que me lazaron vi que una ..

era una joya

  

 

 

Abismo

 

 

 

 

 

 

 

-Acercaos al abismo, les dijo
-Tenemos miedo, respodieron.
-Acercaros al abismo.. les dijo.
Se acercaron.

El les empujó .. y salieron volando.

(Gustave Apollinaire)

 

 

 
 

 

 
 

 

 
 

 

 
 

 

 

Rosa y espinas

 

 
 

 

 
 

 

 

 
 

Por el amor de una rosa el jardinero es servidor de mil espinas

Cruzar la puerta

 

 

 

 

 

 

Existen dos mundos.Uno, el cotidiano, el que tocamos, sentimos y percibimos, por el que nos movemos.
Otro, el que está más allá de nuestros sentidos despiertos, donde se originan las causas que provocan los efectos en el primero, el que se sueña, el que se imagina..
Este segundo mundo compenetra al primero como el agua compenetra a la esponja, pero no se ve, sólo se percibe a través de sentidos desarrollados de una mente sin limitaciones, de una mente libre y serena.

Existen dos mundos y entre ellos existe una puerta, una vía de entrada del primero al segundo.Pero dicha puerta sólo puede ser localizada por el buscador que haya superado las pruebas pertinentes y sólo puede ser cruzada por quien sea digno de conocer los misterios sagrados de la vida, de la creación, del Creador y de su Idea o Proyecto.
Al hombre se le enseñó a creer y a confiar sólo en la existencia del primer mundo.También se le enseñó a temer y a desconfiar de la posible existencia del segundo.
Eso fue así para que limitase su existencia a la simplicidad de la vida en el primer mundo, al sinsentido de los conceptos, a la búsqueda de valores tan efímeros como riqueza, bienestar, felicidad, valores que, además, siempre estarían bajo la tutela de unos pocos, quienes como si de “dioses” se tratara, los administraran como si dependieran de su generosidad, no de derechos naturales de la criatura humana.

Al hombre se le educó para que confiara su libertad a otros, para que otros administraran su existencia. Por eso, el primer mundo es el sinsentido de la eterna repetición, de la eterna búsqueda de lo absurdo, del eterno movimiento en círculo, sin salida, sin esperanza..
Para situarse ante la Puerta que da acceso al segundo mundo, hay que negar todo lo que el primero ofrece, hay que atreverse a romper con los lazos de la materia, con la necesidad de poseer, con el egoísmo, con la dependencia de otros que luego te esclavizan para su provecho personal.
Para situarse ante la Puerta hay que aceptar la más absoluta soledad, la soledad que te muestra que el sendero sólo lo puedas recorrer con tu propia fuerza, con tu propia decisión, con tu propio valor.

Y cuando llegues y llames a la Puerta, el Guardián de la Puerta revisará tu desnudez, porque sólo puedes pasar con lo que eres, no con lo que tienes. Sólo tu Luz te abrirá la Puerta, porque tu Luz es la expresión de tu Esencia, de tu Verdad, tu propia y personal clave secreta, única e irrepetible, lo único que es reconocido más allá de la Puerta, en el segundo mundo.

Y si consigues entrar en el segundo mundo, verás que allí es donde los sueños se convierten en realidad, donde las energías son vidas y las vidas son criaturas poderosas que están a tu servicio. Descubrirás que todo lo del primer mundo pierde interés, porque todo es una desviación de lo que en un Origen fue auténtico y que sigue conservándose auténtico en ese lugar donde estás.

Los valores, los conceptos, las ideas, todo son energías vivas y en movimiento, susceptibles de ser mejoradas, pero nunca manipuladas.
Verás que el tiempo deja de existir y que todo es espacio, un infinito y cambiante espacio donde puedes dibujar, crear, experimentar, aprender, participar. Un espacio vivo, que late con el ritmo de una poderosa Mente que lo hizo posible, así como todo lo que en él vive.

Te sentirás niño, infinitamente pequeño, pero a la vez infinitamente libre para moverte y aprender de todo.
Tendrás que aprender rápidamente a controlar tu mente, porque tus pensamientos serán instantáneamente recogidos y plasmados por criaturas, ángeles, que les darán vida.. (..)

(Fragmento de Revista Fusion)

 

Algún día te darás cuenta que esa puerta que creías cerrada para siempre, sufría porque nunca intentabas abrirla.

(Alejandro Jodorowsky)

Si das un paso más allá del miedo, vas a encontrar un rayo de sol entrando en tu vida.

 

Ahora cuentame: ¿vas a cruzar la puerta?

 

 

 

 

Caos

 

 
 

 

Es necesario tener caos dentro de si para poder dar a luz a una estrella bailarina.

                                                                                                                 F. Nietzsche.

 

 
 

 

Muros

 

 

 

 

 
 

 

Dicen que una vez un hombre era perseguido por varios malhechores que querían matarlo.
El hombre ingresó a una cueva. Los malhechores empezaron a buscarlo por las cuevas anteriores de la que él se encontraba.

Con tal desesperación elevó una plegaria a Dios de la siguiente manera:
“Dios todopoderoso, haz que dos ángeles bajen y tapen la entrada para que no entren a matarme”.

En ese momento escuchó a los hombres acercándose a la cueva en la que él se encontraba, y vio que apareció una arañita.
La arañita empezó a tejer una telaraña en la entrada.El hombre volvió a elevar otra plegaria, esta vez más angustiado:

“Señor, te pedí ángeles, no una araña.”
Y continuó: “Señor, por favor, con tu mano poderosa coloca un muro fuerte en la entrada para que los hombres no puedan entrar a matarme”.

Abrió los ojos esperando ver el muro tapando la entrada, y observo a la arañita tejiendo la telaraña.
Estaban ya los malhechores ingresando en la cueva anterior de la que se encontraba el hombre y éste quedó esperando su muerte.
Cuando los malhechores estuvieron frente a la cueva en la que se encontraba el hombre, ya la arañita había tapado toda la entrada, entonces se escuchó esta conversación:

Primer hombre: -“Vamos, entremos a esta cueva.”
Segundo hombre: -“No. ¿No ves que hasta hay telarañas?, nadie ha entrado en ésta.No hace falta.Sigamos buscando en las otras.

A veces pedimos muros para estar seguros pero nada es lo que parece ..
 

 

 

 

Jardin de flores

 

 

Mira en tu jardin de rosas entreabiertas y nunca en los petalos caidos
observa en tu camino la distancia vencida y nunca lo que falte todavía..
guarda en tu mirar los brillos de las alegrias,nunca las nieblas de la tristeza

Reten en tu voz carcajadas y canciones, nunca los gemidos dolorosos
conserva en tus oidos las palabras de amor y nunca las del oido
graba en tus pupilas el nacer de las auroras y nunca tus ponientes lastimosos.

Conserva en tu rostro las lineas de las sonrisas y nunca los surcos de tu llanto
Cuenta a los hombres el azul de las primaveras y no las tempestades del verano
guarda en tus mejillas solo las caricias disfrutadas, olvida las bofetadas recibidas.

Conserva de tus pies los pasos rectos y puros .. olvida los caminos equivocados
recuerda .. con placer tus escaladas y olvida las desilusiones del descenso ..
Recuerda los dias que fuiste agua limpia olvida las horas que te sentiste pantano.

Cuenta y muestra las medallas de tus victorias, olvida las cicatrices de las derrotas
mira de frente el sol que existe en tu vida  e ignora la sombra que queda atras
la flor que se abre es mas importante que mil petalos caidos y solo un mirar de amor
puede llevar calor para entibiar muchos inviernos …

En la profundidaz de la noche sin luna es donde brillan mucho mas las estrellas

no te olvides que tu vida  .. ¡Sea un jardin de flores!

 

 

La historia de Mark

 

 
 

Sobrecogedora historia que me ha cautivado os recomiendo leerla aunque se haga un poquito larga pero bien merece la pena .. hasta aqui puedo decir porque sino estaria desvelando el contenido y es cosa que cada cual saque sus propias conclusiones .. Está sacada del libro de Jorge Bucay “Dejame que te Cuente”

 

 
Mark habia nacido con una gravisima enfermedad del sistema inmunitario. Un síndrome de deficiencia en las defensas que una caprichosa alteración genetica le habia asignado para siempre. Los niños nacidos con esta grave anomalia, que por suerte es muy poco frecuente,tienen muy pocas posibilidades de sobrevivir, o por lo menos las tenian cuando Mark llego al mundo.Dada su incapacidad para generar anticuerpos, cualquier infección, por banal que fuera para un individuo normal, podía terminar con su vida en pocas semanas.Su unica alternativa era que se construyera a su alrededor un campo aséptico donde Mark pudiera vivir, a la espera de que la ciencia descubriese una solucion diferente a su problema inmunitario.

Hijo de un obsesivo y trabajador medico rural y de una maestra, Mark tuvo la oportunidad de sobrevivir a su primera infancia gracias al esfuerzo economico de sus padres, gracias a su propio temple y sobre todo, gracias a la dedicación casi exclusiva de su madre.
Viviendo en un dormitorio y un escritorio con baño entre ambos y aislado del resto de la casa y del mundo por enormes y herméticamente selladas cortinas de plastico, se paso los primeros veinte años de su vida recibiendo contadas visitas en su espacio privado y protegido.Para evitar ingresar germenes que serian potenciales amenazas para la vida de Mark, nadie podia entrar a su perímetro sin lavarse las manos con antiseptico y utilizar ropa esteril, ambos de cirujano, botas y barbijo.

Durante esos veinte años Mark había aprendido todo lo que sabia de las clases rigurosas y metodicas que le habia dado su madre, de las conversaciones profundas y comprometidas con su madre, de algunos pocos libros que llegaban a sus manos (nuevos, limpios y esterilizados) y de lo poco que veia en la televisión.Fuera de eso, su único contacto eran cartas, fotos y algunas conversaciones telefónicas con el resto de la familia.

Fue justamente el dia que cumplio los 21, que le pidió a su madre que se cambiara y entrara a su cuarto. Quería hablar con ella.

– Mamá – le dijo muy serenamente – , he tomado una decisión. Voy a viajar…

La madre se paralizó al escuchar a su hijo.Salir del ámbito aséptico de su cuarto era poner en riesgo serio su vida.De hecho, la única vez que había abandonado el cuarto fue cuando murió su padre y pese a todas las precauciones, algun virus gripal que llego a su cuerpo casi lo habia matado.Durante dos semanas, nadie en el equipo médico que siempre lo atendió, ni el mismo Dr. Skoro, pudo asegurar que superaría esa crisis.

– Hijo – le dijo por fin – tu sabes que no puedes hacer eso.Yo daría mi vida y lo sabes, si con eso pudiera regalarte esa posibilidad, pero no es real y lo lamento.

– Mira mama – dijo Mark – tengo 21 años.Nadie con esta enfermedad ha sobrevivido mas alla de los 26, a pesar de haber tenido iguales o mejores cuidados que yo.Se supone, que pasado el desarrollo, el higado y el brazo empiezan su deterioro progresivo e irreversible. Yo no quiero morirme, mama.Pero menos quiero abandonar este mundo sin haber visto La Mona Lisa.No quiero morirme sin haber pisado nunca las arenas de una playa o sin bañarme en el mar, aunque sea una vez.No quiero pasar para siempre sin visitar a la tia Gertrude y conocer su rancho en California.No voy a morirme, mama, sin haberte abrazado sintiendo mi mejilla contra la tuya, sin nada en el medio, aunque sea una vez.

La madre lloraba, pero le contestó – La ciencia avanza Mark. Quizas en unos años, lo que hasta ahora es incurable se solucione o se resuelva. Espera un poco hijo..

– Estoy dispuesto a escuchar al Dr. Skoro – dijo Mark – si el dice que hay algo nuevo, si me da una alternativa, si tiene algun dato que yo desconozco, revisaré mi posición.Pero si no es así, mama, te lo digo desde ahora: yo voy a salir de esta burbuja y me gustaría ir a Europa contigo y a la playa y a la granja de tu hermana.No obstante, si no quieres ser mi cómplice, yo lo puedo entender y lo haré de todas maneras, aunque sea solo.

El Dr. Skoro tampoco estaba de acuerdo con la decisión.Le dijo “que exponerse al afuera significaba una sobrevida de seis meses, quizas ocho, pero no mucho mas”.No obstante, no estaba dispuesto a mentir, de novedades no tenia nada. Ante la decisión irrevocable de Mark, la madre decidió acompañarlo en su aventura final.

Apenas un mes despues, los dos se maravillaban contemplando en vivo, las esculturas del Louvre, las pinturas del Museo del Prado, las ruinas de Grecia y las fuentes de Roma.De alli, volaron a California, Mark decía que no tenía demasiado tiempo y había mucho por hacer.La familia estuvo encantada de acompañar al joven en su primera cabalgata, de enseñarle a ordeñar una vaca y de compartir con la madre y el hijo el dia que Mark lloró de emoción ante la inmensidad del mar.

Habian estado cuatro meses fuera de la casa cuando unas lineas de temperatura empañaron la alegria de todos.La madre le pidió a Mark que volvieran a la ciudad a visitrar al Dr. Skoro y asi lo hicieron.Los analisis no mostraron nada que no fuera previsible.Un resfrio no era una complicación para nadie que no tuviera una inmunodeficiencia, pero en Mark significaba un cuidado extremo.El equipo medico recomendo volver al confinamiento plastico, pero Mark se negó. Los medicos solo pudieron arrancar su palabra de que haría reposo en casa por unas semanas.

Fueron dias de mucha angustia para la madre de Mark que se preguntaba si no se habí a equivocado. ¿Tendria que haberse opuesto con más firmeza? Quizas lo que él planteo era un farol y sin la compañía de su madre Mark no se hubiera animado a dar el paso que ahora lo amenazaba con ser su ultima voluntad.

– Mama – llamó su hijo desde la cama.

– Aquí estoy, hijo, ¿Qué necesitas?

– Abrázame – le pidió y mientras pegaba su mejilla a la de ella le dijo como si hubiera leido sus pensamientos – te agradezco mucho, mama. Yo se cuanto te debe haber costado aceptar mi decisión, pero tu respeto por mi solo se puede comparar con el amor con el que siempre me cuidaste.

– Quizas debi insistirte para que te quedaras.

– Lo hiciste mama .. Me hubiera ido igual, aunque, claro, no lo hubiera disfrutado tanto – dijo Mark sonriendo.

En dos semanas de reposo y cuidados maternales la medicacion hizo efecto y el peligro paso.Mark se levantó de la cama, primero con permiso para deambular por la casa y despues para dar pequeños paseos por la ciudad.

Una de sus primeras salidas fue al enorme centro comercial cercano a su casa. Pretendía comprar unos libros sobre Israel y Egipto, sus siguientes destinos, según le dijo a su madre.Al pasar por la disquería se le ocurrió que la musica de esos lugares debia ser una excelente puerta de entrada a su geografia, y al entrar, la vió..

Era una jovencita de unos veinte años, con el pelo lleno de rulos, la piel morena y unos increíbles ojos verdes que a Mark le parecía que brillaban a la distancia.Atraido como por un imán se acerco hacia ella y se quedo pasmado mirándola.

Despues de unos segundos la chica le pregunto:

– ¿Te puedo ayudar?

Y penso en decirle: “Si. Vamos a tomar un refresco. Salgamos a pasear. Dejame mirarte durante horas. Hablame de ti ..” Pero no pudo. Se le hizo un nudo en la garganta y tragando saliva solo dijo:

– Quiero este CD – agarrando el primero que salto a sus dedos y entregandoselo a la vendedora sin verlo siquiera.

Ella sonrió tomando el CD y pregunto:

– ¿Algo más?

Mark tambien perdió esa segunda oportunidad y sólo nego con la cabeza. El nudo ya no le permitia hablar.

La jovencita todavia pregunto:

– ¿Es para regalar?

– No, es para mi.

– ¿Quieres que te lo envuelva para regalo de todas maneras?

– Ssssi – dijo el muchacho con un hilo de voz, dandose cuenta de que envolverlo llevaría un poco mas de tiempo. A lo mejor en esos minutos ..Mientras ella envolvía la caja del CD, Mark pensaba todo lo que podría decirle, pero tambien supo que no se iba a animar.

Al salir, su madre le pregunto si habia encontrado lo que buscaba y Mark le contesto con un enigmatico: “Si. Supongo que si”.Cuando llegaron a la casa le contó a su madre todo el episodio y se maldijo frente a ella por no haberse animado a decirle nada.La madre lo tranquilizó diciendole que podía volver a la tienda la semana siguiente y tomar el coraje de invitarla o pedirle su teléfono para poder llamarla.El joven aceptó que su madre una vez mas tenía razón, podía volver, pero no en una semana sino al otro dia.

Esta vez, revolvió algunos estantes haciendo que buscaba algo extraño para darse la oportunidad de mirarla.La vió aun más hermosa que el dia anterior.Al aproximarse, ella pareció reconocerlo, porque con una sonrisa se le acercó y le dijo:

– Hola… ¿te puedo ayudar?

Mark sintio que se ponia rojo y eso lo avergonzó. Tosió, trago saliva otra vez y finalmente dijo:

– Este CD.

– Otro regalo… ¿para ti? – dijo la joven, mientras Mark descubría una chapa con su nombre .. Jennifer y se alegraba de pensar que lo recordaba.

– Si, por favor… – contesto embelesado.

Otra vez, la ceremonia de contemplar la espalda de la joven mientras manipulaba el papel y el lazo del envoltorio. Otra vez, el infinitesimo roce de sus dedos al darle la tarjeta de credito.Otra vez, el fugaz encuentro de sus miradas y, sobre todo, otra vez su silencio forzado por la timidez y la vergüenza.

Asi, dos o tres veces cada semana, Mark siguió yendo a la casa de discos, cada vez pensando que se animaria a hablarle, pero terminando con la compra de un CD, que una vez envuelto con coloridos papeles y cada vez más vistosos lazos, llegaba a casa y era guardado sin abrir en el armario del cuarto como símbolo de su falta de coraje.

Hasta que un dia el joven tomó la decisión.Esta vez hablaria con ella, correria el riesgo, se animaría a vivir su rechazo, despues de todo, como decía su madre, no había nada para perder y mucho para ganar.Mark no se habia estado sintiendo bien.Unas lineas de fiebre parecian decir que algun nuevo “bichito” estaba molestando por ahí.El lunes iría a visitar al Dr. Skoro.Como todos los sabados, el centro comercial hervía de gente. Mark paseó sin rumbo esperando que fuera última hora y luego, cuando todos empezaban a irse, entró en la casa de discos y se encaró directo hacia donde estaba Jennifer.Ella lo vio venir y sonrió.

– Quisiera .. – empezó.

– ¿Si? – dijo ella.

– Quisiera .. este CD .. – dijo una vez mas con una caja desconocida en la mano.

– Claro – dijo Jennifer.Y sin preguntar fue hacia el sector de empaque a embalarlo para regalo.Mark se maldijo en silencio.Pero antes de que Jennifer girara a entregarle su CD, el se animó a hacer algo.
Tomó el talonario de facturas que llevaba el nombre de la joven y escribió sin que ella lo notara:

“Hola. Mi nombre es Mark. Me encantaria que tomaramos un refresco y charlaramos. Este es mi numero 298-345688”.Y despues de escribir cerró el talonario y terminó de pagar saliendo como si nada hubiese pasado.

El lunes sonó el telefono en casa del muchacho.La madre atendió.

– ¿Si?

– Hola .. Soy Jennifer ¿podria hablar con Mark, por favor?

Se hizo un largo silencio en la linea, hasta que la madre recuperó el aliento para contestar. – Lo siento, Jenny… Mark murio ayer.

Posiblemente porque no hubo otra venta ese dia, o porque los domingos Jennifer tenía fiesta, el caso es que ella habia encontrado la nota de Mark cuando era tarde.

La madre colgo el telefono llorando.Y sin ninguna razón fue hasta el dormitorio, ahora vacio para siempre, de su hijo. Abrió el armario y miró la pila de CD´s sin abrir en el primer estante.Por curiosidad o automáticamente abrió el primero de abajo para ver que contenia.

El CD tenia pegada una nota que decia:
“Hola. Soy Jennifer. Soy nueva en la ciudad. No tengo ningun amigo, ¿quisieras tomar algo conmigo ..?”

La madre abrio los demas CD´s.Cada uno llevaba pegada la nota, que a espaldas de Mark, Jenny habia escrito y dejado oculta por el envoltorio. Posiblemente con el mismo miedo al rechazo de su hijo.Seguramente sin animarse tampoco a correr el riesgo.

“Tienes unos hermosos ojos y una mirada triste, ¿no quieres que nos encontremos para charlar?”

“Me llamo Jennifer y tengo verdadero deseo de conocerte ..”

“Hola.. Soy Jennifer .. ¿No quieres ser mi amigo?


 

 

Saliendo a caminar

 

 

 

 

Si no sabes donde vas, terminarás en otra parte.

 

 
 

 
 

 
 
 

 

 

Arco Iris

 

 

 

A veces por supuesto usted sonríe
y no importa lo linda o lo fea
lo vieja o lo joven, lo mucho o lo poco
que usted realmente sea ..

sonríe cual si fuese una revelación
su sonrisa anula todas las anteriores
caducan al instante ..
sus rostros como máscaras sus ojos duros
frágiles como espejos en óvalo
su boca de morder, su mentón de capricho
sus pómulos fragantes sus párpados
su miedo ..

sonríe y usted nace, asume el mundo
mira sin mirar indefensa desnuda
transparente.
Y a lo mejor si la sonrisa viene de muy
de muy adentro ..

Usted puede llorar ..
sencillamente sin desgarrarse,sin deseperarse
sin convocar la muerte, ni sentirse vacía
llorar .. sólo llorar
entonces su sonrisa si todavia existe
se vuelve un arco iris ..

 

 

 

Eligiendo la Felicidad

 

 

 
 
 

Cada mañana me despierto y me digo a mi mismo:

“Tienes dos opciones hoy: puedes escoger estar de buen humor o puedes escoger estar de mal humor ..escojo estar de buen humor”.
Cada vez que sucede algo malo, puedo escoger entre ser una víctima o aprender de ello.

Escojo aprender de ello!!

 

 

 

 

 

 

 

Puerto presente

 

 

 

.. Seguiré cantando por los caminos nunca andados
Pero hoy, ahora!  el motivo la razón ..

Pd. .. me encanta saber que el presente camina a mi laaooo..

 

 

 

Las nueces

 

 

 

Una mañana cuando el joven mortimer iba camino a la escuela divisó a un costado del bosque un enorme nogal cargado de nueces.
Sorprendido porque nunca lo había visto, se acercó sigilosamente hasta el alambrado y evaluó de un vistazo las posibilidades de robar algunos de los frutos sin ser atrapado, rapidamente se dio cuenta de que no era un trabajo para hacer en solitario, necesitaría ayuda si quería comer esa noche nueces en su pudín.
Al llegar a la escuela le contó a sus futuros complices lo que había visto y decidieron dar el golpe esa misma tarde.
Así fue, al salir de clases mientras Mortimer vigilaba el sendero para evitar ser atrapado uno de sus amigos hacía de pilón para que el más agil y pequeño de los tres trepara por el tronco e hiciera caer las nueces.
Apenas el joven centinela vió que un carro se acercaba dio la alarma y los otros recogieron las nueces derribadas y salieron corriendo para encontrarse con él en el bosque, allí jadeando y riendo los ladronzuelos vaciaron los bolsillos y miraron con satisfacción el pequeño montoncito de nueces conseguidas.
Hay que repartirlas dijo uno, si, dijo el otro, ¿cuantas son? Preguntó el tercero. Y contaron…. 1, 2, 3, 4, …. Eran 17 , los 3 se miraron mientras multiplicaban buscando alternativas en la tabla del 3…3 x 4, 12 .. 3 x 5, 15… 3 x 6, 18!
El joven Mortimer tomó la palabra.

– Ya que soy yo el que dio la información. Creo evidente el reparto que hay que hacer: 5 para cada uno y las restantes dos para mí.
– En todo caso –dijo el que había trepado-. Una para ti y otra para mí, porque si yo no hubiera subido…-
-Un momento –interrumpió el tercero-, que si yo no te hubiera sostenido nunca habrías podido coger ni una sola nuez.

Así que… Y como no pudieron llegar a un acuerdo, decidieron preguntarle al viejo sabio que vivía en el claro del bosque, él los ayudaría. Lo encontraron como siempre, en su cabaña, le explicaron el problema del reparto.

-Y quereís que reparta las nueces por vosotros dijo el viejo después de escuchar.
– Sí –dijeron los tres.
– ¿Y cómo quieren que lo haga? –preguntó el anciano- ¿Como a mí me parezca o naturalmente…?
– No. Como a ti te parezca no. Queremos un reparto natural, lo mas natural que puedas… -dijeron los tres casi a coro.

El viejo contó las nueces y luego le dio al que había hecho el sostén 11 nueces. Al que había trepado 4 y a Mortimer solo 2 nueces.
– ¿Qué es esto? –preguntaron todos- estaban descontentos los tres, te dijimos naturalmente, no como tú quisieras…

El viejo encendió su pipa y dijo: – Si yo lo hubiese hecho como yo quería, hubiese sido más equitativo.Hubiese puesto en manos de cada uno cinco nueces, hubiera abierto las restantes dos, habría agregado a vuestra posesión media nuez más para cada uno y me hubiera comido la última mitad en pago de mi participación, para no favorecer a ninguno de los tres. Pero vosotros me pedisteis que fuera un reparto natural.
Pues bien, es hora de aprender, la naturaleza es así, a unos les da mucho, a otros algo menos y a algunos no les concede casi nada.

Pasaron muchos años. Mortimer se volvió primero periodista de un importante diario del Reino Unido, luego jefe de redacción y después de mucho trabajo, dueño de la Gaceta Británica.
El epígrafe de cada número era siempre el mismo, decía: “La realidad de la vida no es equitativa porque, por mucho que nos moleste, para la suerte no todos somos iguales.”

 

La realidad de la vida no es siempre equitativa, es más la mayoría de las veces es bastante injusta, esto no debería desanimarnos ni mucho menos ser utilizado como argumento para sostener otras injusticias más humanas.
Por el contrario saber esto debería reafirmarnos en el compromiso vital de cada persona con su entorno, acomodar las distorsiones que plantea el desigual reparto de recursos y posibilidades para luchar por igual por nuestra felicidad .. y la de todos ..

 

 

A pesar de todo

 

 

 

A pesar de todo, me trae cada día
la loca esperanza, la absurda alegría.
A pesar de todo, de todas las cosas
me brota la vida, me crecen las rosas.

 

A pesar de todo me llueven luceros
invento un idioma diciendo…¡Te Quiero!
Un sueño me acuna y yo me acomodo
mi almohada de luna, a pesar de todo.

 

A pesar de todo, la vida que es dura
también es milagro, también aventura..
A pesar de todo irás adelante
la fe en el camino será tu constante.

 

A pesar de todo, dejándola abierta
verás que se cuela el sol por tu puerta.
No hay mejor motivo si encuentras
el modo de sentirte vivo, a pesar de todo.

 

A pesar de todo ¡Qué dulce tibieza!,
acechar tus pasos, tendida la mesa.
A pesar de todo, el mágico asombro de un beso
y dos alas creciendo en mis hombros.

 

A pesar de todo ¡Ah! La Fantasía
tejiéndonos sueños de amor y poesía..
Ciegos delirantes, esquivando el lodo
vamos adelante ..¡a pesar de todo!

 

A pesar de todo, estoy aquí puesta
los pájaros sueltos y el alma de fiesta.
A pesar de todo me besa tu risa
y el duende, el ángel del vino y la brisa.

 

A pesar de todo la vida ¡Qué Hermosa!,
siempre y sobre todo de todas las cosas
Gracias  a pesar de todo ..


 
 
 
 

Resolucion

 

 

 


 

 

Confia en el tiempo que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades.

Miguel de Cervantes Saavedra

 

 

 

 

 

 

 

Cuatro elementos

 

 

 

 

 

 

 

 

La ultima hoja

Esta historia transcurre en la Francia de 1900, en los comienzos de un durísimo invierno.
Marie era una niña de 11 años que vivía en una antigua casa parisina.Desde que el frío se había hecho sentir, ella empezó a quejarse de un
intenso dolor en la espalda que se volvía intolerable al toser. Cuando el médico fue a verla, le dio su madre el diagnóstico que más temía: tuberculosis.
En esa época, todavía sin antibióticos, la infección era casi una garantía de muerte. Lo único que los médicos podían hacer era recetar algunos paliativos para el dolor, cuidados generales, reposo .. y fe.

-Estos pacientes – como casi todos- les dijo el profesional – tienen más posibilidades de curarse si luchan contra la enfermedad; si Marie dejara de pelear por su vida, moriría en algunas semanas – y luego agregó, sabiendo que era más un deseo que un pronóstico -. Estoy seguro de que si la mantenemos calentita, bien alimentada y con muchos deseos de vivir, cuando el invierno pase, ella estará fuera de peligro y la tuberculosis será sólo un mal recuerdo.

Cuando el doctor se fue, la madre de la niña miró el calendario. Faltaban todavía dos largos meses para que llegara la primavera ..
Sabiendo que ninguno de sus compañeros de clase vendría a verla, por el comprensible aunque injustificado temor al contagio, la madre se llegó hasta la escuela de Marie para rogarle a la maestra a que se acercase a casa a darle algunas clases, no tanto por el aprendizaje como por
emplear algo de su tiempo de encierro y aburrimiento. La maestra le dijo que no podía hacerlo. Lo sentía, pero había cuatro niños en el curso en la misma situación, ella no podía ocuparse de ellos, debía cuidar de los que todavía asistían a clase.

Al día siguiente, mientras colgaba guirnaldas caseras por la casa tratando de contagiar la alegría que no sentía por las fiestas, la madre vio la pálida cara de su hija y la tristeza reflejada en su expresión. Fue entonces cuando tuvo la idea. Con la ayuda de la casera, se ocupó esa mañana de mover todos los muebles de la casa para poder llevar la cama de Marie junto a la ventana de la sala que daba al pequeño patio central compartido. Desde allí, pensó la madre, por lo menos verá ese pequeño patio interior, el ciprés en el centro del jardín, las enredaderas en las paredes, las ventanas de los otros dos edificios. Seguramente, se dijo, se distraerá aunque sea viendo a la gente pasar de ida y de vuelta de sus ocupaciones o de sus compras de fin de año.
Entrado enero, el invierno se volvió más y más frío, y con ello la niña se agravó. Más de una noche un ataque de tos terminó con vómito de sangre y la consiguiente desesperación de la pobre jovencita y de su madre.
Una mañana al volver de la compra, la madre encontró a Marie con la mirada perdida de cara al ventanal.
Nada tenía que ver ya esa niña con la Marie que ella recordaba de a penas unas semanas atrás. La madre la abrazó con fuerza sosteniendo la cabeza de su hija contra su pecho, tratando de que su hija no se diera cuenta de que lloraba. La niña señaló hacia el patio y le dijo:

-Mira, mami, ¿ves esa enredadera en la pared del edificio de enfrente? Hace semanas estaba llena de hojas, algunas más verdes, otras más amarillas. Mírala ahora qué pocas hojas le quedan. Acabo de pensar que cuando la última de las hojas de la enredadera caiga, mi vida también
llegará a su fin.
-No tienes que pensar en eso- le dijo su madre, acomodando las almohadas y secándose las lágrimas de espaldas ala niña-. En primavera, de
todas las enredaderas surgen nuevas hojas y la vida verde vuelve a nacer.
-Pero son otras hojas ..- pensó la jovencita sin decirlo.

La enfermedad seguía su curso con altas y bajas, pero cada vez que el médico venía a visitarla veía cómo el ánimo de la paciente decaía en la misma magnitud que su estado general.
Hasta que una mañana la madre descubrió a Marie muy interesada, mirando hacia arriba por la ventana. Sin querer interrumpir, la madre se acercó con cuidado tratando de ver qué es lo que llamaba la atención de su hija. Se trataba de un joven pintor que, junto a su ventana en el tercer piso del edificio de frente, pintaba con colores vivos imágenes de París: Notre-Dame,
Montmartre, el Moulin Rouge ..
Por primera vez en muchos días, la madre vio a Marie entusiasmada alegre. La madre compartía esa alegría, algo por fin había captado su interés, quizás ella pudiera convencer al joven pintor para ayudarla.
Esa misma tarde la madre cruzó hacia el edificio y llamó a la puerta del artista. Cuando el joven y estrafalario artista abrió, le contó que
era la madre de una niña que vivía en la planta baja, en el edificio de enfrente, le dijo que padecía una grave enfermedad, y lo que el médico había dicho.
-Lo siento mucho, señora- dijo el pintor -pero no entiendo para qué ha venido a contarme todo esto.
-Vine a pedirle que se acerque a darle algunas clases de dibujo, o de pintura a Marie. A ella siempre le interesó el arte,
¿sabe usted?..  Si usted pudiera bajar a casa de vez en cuando a charlar con Marie… yo, por supuesto, le pagaré lo que pida ..- y con un tono de ruego terminó diciendo-. Su vida ¿sabe?, quizá depende de que usted acepte el encargo.

No por el dinero sino por la pena que le daba la imagen de la niña que ya había visto desde la ventana, el joven artista empezó a bajar un día sí y otro también a casa de Marie, llevando consigo algunas telas, carbones y colores para hablar de pintura y para animar a la joven a que utilizase su tiempo en cama para dibujar y pintar.
Durante las siguientes semanas, creció entre ellos una extraña amistad.

Una tarde, cuando el pintor bajó a verla, Marie lloraba en su cama.
-¿Qué sucede, mon cher?- le preguntó.Marie le contó de su relación con la enredadera y luego le dijo:

-Ayer, después de que te fuiste, hubo mucho viento y muchas hojas cayeron. Cuando la tormenta pasó conté las hojas que quedaban. De las miles que había entre sus ramas sólo quedan veintiocho. Y o sé lo que eso significa: si se cayeran todas hoy, no habría un mañana para mí.
El pintor intentó convencer a Marie de que esa asociación era una tontería:

-La vida seguirá de todas maneras- le dijo -, no debes pensar jamás así. Tienes que practicar las escalas de colores y dibujar las manzanas
que te pedí; si no, nunca llegarás a exponer. De hecho, gracias a haber practicado mucho en mi vida me ha llegado una invitación para exponer mis pinturas en América.
-¿Te irás?- preguntó Marie, sin querer escuchar la respuesta.
-Volveré en Mayo como muy tarde- le dijo el pintor-. Allí, si has practicado iremos a pintar en al campiña, recorreremos los museos y te enseñaré a pintar con óleo.
-No sé si estaré cuando regreses, pintor- contestó Marie-. Depende de la enredadera.

El artista, encariñado con la jovencita, la abrazó y prefirió no hablar de esa fantasía. Sólo la besó en la frente y le dejó indicaciones de qué hacer para estar ocupada hasta que él regresase.

Cuando se fue, Marie sintió como si el mundo se le derrumbara y en un negro presagio vio como, mientras el pintor cruzaba hacia su casa, el viento arrancaba de la enredadera tres hojas de golpe y las dejaba caer violentamente en el patio.

Desde ese día, cada mañana la niña controlaba desde su ventana la cantidad de hojas que quedaban en la enredadera .. y cada mañana registraba un agudo dolor en el pecho cuando comprobaba que, durante la noche, alguna de sus acompañantes había caído para siempre.
-¿Qué pasa, hija?- le preguntó su madre, después de una agitada y febril noche.
-Mira, mamá- dijo Marie, señalando por la ventana-. Sólo quedan tres hojitas: una abajo junto al cuadro,
otra en mitad de la pared y una más solita, arriba de todo, al lado de la ventana del pintor. Tengo miedo, mamá.
-No te asustes- contestó la madre, con una convicción que no tenía-. Esas hojitas van a aguantar; son las más fuertes, ¿entiendes? Sólo faltan dos semanas para que llegue la primavera.

La mirada divertida de Marie se transformó en la oscura expresión de un obsesivo control de las pobres tres hojitas. Y una noche de febrero, en medio de una feroz tormenta de viento y lluvia, la hoja del medio se soltó de su amarra y voló lejos. Marie no dijo nada pero redobló sus rezos para pedirla al buen Dios que prometiera sus hojitas.
-Mamá- gritó una mañana -. Mamá, ven.
-¿Qué pasa, hija?
-Queda sólo una, mami, sólo una. La de debajo de todo se cayó anoche. Me voy a morir mami, me voy a morir. Por favor abrázame, tengo miedo, mamita. Mucho miedo.
-Hay que tener fe, hijita- dijo la madre tragando saliva y reprimiendo el llanto de su propio miedo-. Además, faltan pocos días para laprimavera y todavía queda una hoja. Es la hoja campeona ¿sabes?
-Sí, pero hace un rato la vi temblar .. Tápame, mamá, tengo frío.

La madre la arropó con sus mantas y fue a buscar unos paños húmedos. La niña tenía mucha fiebre.
Cada momento que Marie estaba despierta miraba por la ventana a la única hoja que todavía resistía. En la punta de la enredadera, la pequeña hoja marrón verdoso se aferraba solitaria a su base, y la niña, al verla, cruzaba instintivamente los dedos pidiéndole que resistiera para que ella también pudiera salvarse.
Y la hora resistía.. Nieve, lluvia y viento.

Pasaron los días y la hoja aguantó ..
Hasta que una mañana, mientras Marie miraba su esperanza, vio que un rayo de sol iluminaba la hoja, y descubrió que a su lado y más abajo en la enredadera pequeños botones verdes habían empezado a aparecer.
-Mami, mami, la hoja ha resistido, llegó la primavera, mami. ¿No es maravilloso?
La madre corrió junto a su hija y la abrazó con lágrimas en sus ojos. Ella no pensaba en la enredadera sino en su hija, que también se habíasalvado.

-Sí, hija, es maravilloso.
Pasaron los días y la niña comenzó a recuperar sus fuerzas muy despacio.
En la primera salida a la calle que el médico autorizó, Marie corrió al edificio de enfrente para preguntar por su amigo el pintor.
La casera se sorprendió al verla, quizás porque no era habitual que alguien sobreviviera a la tuberculosis.
-Me alegro de que estés bien- le dijo mientras la besaba con sincera alegría-. Tu amigo todavía no ha vuelto, pero me ha asegurado que en unas semanas lo tendremos por aquí. Mandó esto para ti.Y remetiendo la mano en su escote, le alargó una carta para ella:

PARA ENTREGAR A MI AMIGA MARIE

“Hola, Marie.Tal como ves, todo ha pasado.Para cuando leas esto faltarán días para retomar
nuestras clases de pintura.Yo he comprado nuevos colores y pinceles; así que quiero regalarte los que fueron míos.
Dile a la casera que te abra mi apartamento y llévate mis cosas.Practica mucho, recuerda las manzanas … y
las escalas de colores.”

La niña saltaba de alegría. Después de pedir la llave a la casera, subió a la pequeña buhardilla a por sus pinturas.
Una vez allí, se acercó a recoger el atril que estaba, como siempre, junto a la ventana.
Mirando hacia fuera vio, desde arriba, su propia cama en el edificio de enfrente.Sin pensarlo, Marie abrió la ventana e instintivamente buscó a su amiga la hoja heroica, la que aguantó todo, la más fuerte de todas las hojas ..
Y la vio.Allí estaba en la pared, a un lado, muy cerca del marco de madera de la ventana.Allí estaba.. Pero no era una hoja verdadera, era una hoja que había pintado en el ladrillo su amigo el pintor ..

Pd.Tenemos que creer pues sólo así llegaremos a encontrar el motivo

Una palabra ..

 

 

 

 

 

 

La vida es el arte del encuentro

 

 

 

 

Sé que la palabra no es el hecho, pero sí sé que un día mi padre bajó de la montaña y dijo unas palabras al oído de mi madre, y la incendió de tal manera que hasta aquí he llegado yo ..
.. continuando el poema que mi padre comenzó con algunas palabras ..

Nacemos para encontrarnos (la vida es el arte del encuentro), encontrarnos para confirmar que la humanidad es una sola familia y que habitamos un país llamado Tierra.
Somos hijos del amor, por lo tanto nacemos para la felicidad (fuera de la felicidad son todos pretextos), y debemos ser felices también por nuestros hijos, porque no hay nada mejor que recordar padres felices.

Hay tantas cosas para gozar y nuestro paso por la Tierra es tan corto, que sufrir es una pérdida de tiempo.
Además, el universo siempre está dispuesto a complacernos, por eso estamos rodeados de buenas noticias.
Cada mañana es una buena noticia. Cada niño que nace es una buena noticia, cada cantor es una buena noticia, porque cada cantor es un soldado menos, por eso hay que cuidarse del que no canta, porque algo esconde..

Eso lo aprendí de mi madre que fue la primera buena noticia que conocí.
.. se llamaba Sara y nunca pudo ser inteligente porque cada vez que estaba por aprender algo, llegaba la felicidad y la distraía, nunca usó agenda porque sólo hacía lo que amaba, y eso se lo recordaba el corazón. Se dedicó a vivir y no le quedaba tiempo para hacer otra cosa.

De mi madre también aprendí que nunca es tarde, que siempre se puede empezar de nuevo, ahora mismo, le puedes decir basta a la mujer (ó al hombre) que ya no amas, al trabajo que odias, a las cosas que te encadenan, a la tarjeta de crédito, a los noticieros que te envenenan desde la mañana, a los que quieren dirigir tu vida, ahora mismo le puedes decir basta al miedo que heredaste, porque la vida es aquí y ahora mismo..

Me he transformado en un hombre libre (como debe ser), es decir que mi vida se ha transformado en una fiesta que vivo, en todo el mundo, desde la austeridad del frío patagónico a la lujuria del Caribe, desde la lúcida locura de Manhattan al misterio que enriquece a la India, donde la Madre Teresa sabe que debemos dar hasta que duela.

Caminando comprobé que nos vamos encontrando con el otro, lenta, misteriosa, sensualmente, porque lo que teje esta red revolucionaria es la poesía.
Ella nos lleva de la mano y debajo de la luna, hasta los últimos rincones del mundo, donde nos espera el compinche, uno más, el que continúa la línea que será un círculo que abarcará el planeta.

Esta es la revolución fundamental, el revolucionarse constantemente para armonizar con la vida, que es cambio permanente, por eso nos vamos encontrando fatalmente para iluminar cada rincón.
Que nada te distraiga de ti mismo, debes estar atento porque todavía no gozaste la más grande alegría ni sufriste el más grande dolor.

Vacía la copa cada noche para que Dios te la llene de agua nueva en el nuevo día. Vive de instante en instante porque eso es la vida.
Me costó 57 años llegar hasta aquí, ¿cómo no gozar y respetar este momento? Se gana y se pierde, se sube y se baja, se nace y se muere. Y si la historia es tan simple, ¿porqué te preocupas tanto?. No te sientas aparte y olvidado, todos somos la sal de la Tierra. En la tranquilidad hay salud, como plenitud dentro de uno.

Perdónate, acéptate, reconócete y ámate, recuerda que tienes que vivir contigo mismo por la eternidad, borra el pasado para no repetirlo, para no abandonar como tu padre, para no desanimarte como tu madre, para no tratarte como te trataron ellos, pero no los culpes porque nadie puede enseñar lo que no sabe, perdónalos y te liberarás de esas cadenas.
Si estás atento al presente, el pasado no te distraerá, entonces serás siempre nuevo.

Tienes el poder para ser libre en este mismo momento, el poder está siempre en el presente porque toda la vida está en cada instante, pero no digas “no puedo ni en broma” porque el inconsciente no tiene sentido de humor, lo tomará en serio y te lo recordará cada vez que lo intentes.

Si quieres recuperar la salud abandona la crítica, el resentimiento y la culpa, responsables de nuestras enfermedades. Perdona a todos y perdónate, no hay liberación más grande que el perdón, no hay nada como vivir sin enemigos.
Nada peor para la cabeza y por lo tanto para el cuerpo, que el miedo, la culpa, el resentimiento y la crítica que te hace juez (agotadora y vana tarea) y cómplice de lo que te disgusta.

Culpar a los demás es no aceptar la responsabilidad de nuestra vida, es distraerse de ella. El bien y el mal viven dentro de ti, alimenta más al bien para que sea el vencedor cada vez que tengan que enfrentarse.
Lo que llamamos problemas son lecciones, por eso nada de lo que nos sucede es en vano. No te quejes, recuerda que naciste desnudo, entonces ese pantalón y esa camisa que llevas ya son ganancia.

Cuida el presente porque en él vivirás el resto de tu vida. Libérate de la ansiedad, piensa que lo que debe ser será, y sucederá naturalmente..

Facundo Cabral

 

 

 

Buzon de los Deseos

suerte
suerte
suerte

suerte
suerte
Desde hoy mando aqui mi cartita con mi deseo .. “especial ” ..
Si tu quieres tambien puedes ..
suerte
suerte
que se cumplan todos los deseos aqui dejados
que se cumplan todos los deseos aqui dejados
que se cumplan todos los deseos aqui dejados

Sueños

 

 

 

 

 

                                              Estamos hechos de la misma materia que los sueños ..

                                                                                          (William Shakespeare)

                       Podría estar encerrado en una cáscara de nuez y sentirme  rey de  un  espacio infinito

 

 

 

 

 

 

 

Bésame

 

 

 

 
Bésame la boca con tu lágrima de risa
bésame la luna .. tapa el sol con el pulgar
bésame el espacio entre mi cuerpo y tu silueta
y al mar más profundo, bésale con tu humedad..
 
Bésame el susurro que me hiciste en el oído
besa el recorrido de mis manos a tu altar
con agua bendita de tu fuente, bésame toda la frente
que me bautiza y me bendice, esa manera de besar.
 
Besa mis campos y mis flores con tus gotitas de colores
besa la lluvia que resbala en la ventana ..
besa mi vida y mis cenizas y me dirás que voy de prisa
bésame y deja con un grito que lo logre.
 
Besa el torrente de ilusiones, bésame todas las pasiones
besa mi río hasta su desembocadura, besa mi vida y mis cenizas
y me dirás que voy de prisa,besa mis días y mis noches,
mis diluvios y mi cielo a pleno sol.
 
Bésame los ojos, aún dormido en la mañana, bésame la piel
con el caudal de tu estrechez con agua bendita de tu fuente
bésame toda la frente, que me bautiza y me bendice
esa manera de besar..